dominicos.org utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de la experiencia del usuario durante la navegación. Si decide continuar, entendemos que presta su consentimiento para su utilización por parte del Sitio Web. Más información en Política de Cookies.         Entendido

Recursos


Teología de la Esperanza

3 de Diciembre de 2016
Etiquetas: Esperanza

Teología de la Esperanza

Fr. Eladio se pregunta qué es lo que se espera, cómo se espera, y qué tipo y calidad de inteligencia emerge, y qué lazos de sociabilidad engendra esa esperanza.

San Agustín repetía con frecuencia que no hay vida de hombre que no tenga su esperanza  -nótese el posesivo suy el comprehensivo vida-. Ch. Pèguy decía lo mismo de otra manera: Sin esperanza todo sería un cementerio. Por eso, como si leyera la consecuencia más inmediata de lo anterior, P. Theilhard de Chardin estaba convencido de que el mundo será de quien le pueda ofrecer desde esta tierra la más grande esperanza. Nada extraño, por consiguiente, que M. Luther King viviera bajo esta consigna: si ayudo a una sola persona a tener esperanza no habré vivido en vano (cf. A. González, Frases de sabiduría, CCS, Madrid, 1999, pp. 124-126).

Uno de los seguidores de Jesús de Nazaret, Pedro, que le traicionó en la última noche y luego murió en la cruz cabeza abajo por su causa, aconsejaba a los varones y mujeres de las recién nacidas comunidades cristianas  estar "siempre prontos para dar razón de la esperanza" a todo el que se la pidiere (1 Pe 3, 15).

Dada la importancia de la esperanza para el vivir bien, entiendo que sólo es lícito pedir la razón de la misma a los demás como contraste de la propia, y se esté dispuesto a su vez a dar cuenta de ella. Este sincero intercambio de esperanzas alimenta uno de los más hermosos y nobles desarrollos de la razón.

Pero, ¿cómo dar cuenta de una esperanza, cuando la misma vida se halla fundida con ella en un todo indiscernible? ¡Habría que contrastar larga y tendidamente la vida que vivimos! En este espacio de la Red, y al inicio del año 2002, lanzo al ruedo algunas sugerencias a modo de sondeos.
La razón no funciona, o si funciona lo hace vacíamente, al margen de las preguntas. Por eso, de acuerdo con el espacio que se me ha concedido, para dar razón de mi esperanza cristiana, me limitaré a responder en detalle a dos preguntas:  ¿Qué es lo que se espera? ¿Cómo se espera?

Descargar texto