Recursos


El árbol de la caridad en Catalina de Siena

17 de Octubre de 2016

El árbol de la caridad en Catalina de Siena

Reflexión sobre la imagen del árbol utilizada por Santa Catalina para referirse al Dios Creador y a Jesucristo, y al proceso espiritual de ascenso hasta la copa o cumbre de la perfección. Fr. Cándido Ániz Iriarte O.P.

Santa Catalina de Siena (1347-1380) no fue una mujer universitaria, y mucho menos una catedrática caracterizada por el alto vuelo de su especulación filosófica, teológica o política. Es más bien una discípula de la verdad revelada en Cristo; verdad que abrazó ardientemente y asimiló con profunda humildad en la medida en que la iba percibiendo de labios de los maestros de la predicación y la iba meditando, gustando y saboreando en el retiro de su celda interior.

Niña poderosamente dotada en sus facultades de intuición, memoria, imaginación y fantasía, se sirvió de ellas en alto grado, y cultivó, además, sus dotes de comunicadora, y acabó siendo una maestra en comunicación didáctica espiritual, sobre todo a través de imágenes, sin que se pueda hablar de una expositora sistemática .Y entre las imágenes, Catalina concede especial relieve a la del árbol.

Así, por ejemplo, gusta de presentar a Dios Creador y a Jesucristo como árboles de vida y como árboles cargados de frutos sabrosos; a Cristo como injertado en el árbol de la cruz; al alma, como árbol de amor; a la vida de pecado, como árbol de muerte, y a la vida en gracia, como árbol de caridad .

En ese contexto religioso-literario, aquí vamos a considerar y reflexionar en cinco fragmentos el sentido que tiene en la teología espiritual, según santa Catalina, el árbol de la caridad.

Comenzaremos anticipando que en las Cartas y Diálogo de santa Catalina hay que distinguir la imagen del árbol como parábola y como alegoría, y acabaremos escalando por el árbol hasta la copa o cumbre de perfección.

Las citas que van en el texto se refieren al DIÁLOGO (D) y a las CARTAS  (C) a su número o párrafo.

Descargar texto