Dom
19
Jun
2022

Homilía Corpus Christi

Año litúrgico 2021 - 2022 - (Ciclo C)

Dadles vosotros de comer

Pautas para la homilía de hoy


Evangelio de hoy en audio

Reflexión del Evangelio de hoy

Antes de adentrarnos en las aportaciones que la fiesta del Corpus Christi puede reportarnos para nuestras vidas considero que es importante saber y entender cuál es el origen de esta solemnidad del Corpus Christi y qué nos puede decir hoy en día.

     Esta fiesta del Corpus Christi es una de las solemnidades más importantes que tenemos en la Iglesia católica, señalamos algunos datos.

     1.- Las palabras Corpus Christi son dos palabras latinas que significan el Cuerpo de Cristo y es la fiesta en la que se celebra la Eucaristía.

     2.- Santa Juliana de Mont Cornillón fue la santa que impulsó esta fiesta. Esta santa nació alrededor de 1190. Tuvo muchas visiones. A los 16 años tuvo la primera, donde veía la luna en todo su esplendor, pero veía una franja oscura, el Señor le reveló qué significaba esta misión: la luna en todo su esplendor significaba la vida de la Iglesia, la franja oscura significaba que faltaba una fiesta litúrgica donde se adorase públicamente a la eucaristía. Desde ese momento la santa, que luego se hizo religiosa, con sus hermanas se comprometieron con gran fervor en adorar a la Santa Eucaristía.

     3.- Pero, ¿cuál es el origen de esta fiesta? Junto con el dato anteriormente mencionado, en 1263 un sacerdote llamado Pedro de Praga tenía serias dudas sobre la eucaristía, fue a Roma para rezar ante la tumba del apóstol Pedro, para pedir la gracia de aumentar su fe en la eucaristía, después fue a un pueblo llamado Bolsena (Italia), ahí celebró una eucaristía, cuando estaba celebrando la eucaristía en la iglesia de Santa Cristina, empezaron a salir gotas de sangre de la hostia consagrada y mancharon el corporal, no sabiendo qué hacer, detuvo la misa y se fue a la sacristía con el corporal y las hostias manchadas de sangre. Mientras se trasladaban algunas gotas cayeron a las losas de mármol de esta iglesia. El papa urbano IV estaba por ahí cerca, en Orvieto, población cercana a Bolsena, les pidió que les llevaran las hostias consagradas junto con el corporal, al verlas el papa Urbano IV se arrodilló, mostró el corporal al pueblo ratificando el milagro.

     A partir del fervor de Santa Juliana y de este milagro en Bolsena, se instituyó la fiesta del Corpus Christi.

     4.- Esta fiesta se instituye en el año 1264 con el papa Urbano IV a través de la bula “Transiturus hac mundo”.

     5.- En esta bula papal se pide que esta fiesta se celebre en el jueves después de la Octava de Pentecostés. Es decir, el jueves posterior al domingo de la Santísima Trinidad.

     6.- Se celebra en jueves recordando a aquel primer jueves santo, donde Jesús, cenando con sus discípulos, instituye el Sacramento de la Eucaristía.

     7.- Fue Jesús quien instituyó la eucaristía cuando dice “tomad y comed todos de él, esto es mi cuerpo”, “tomad y bebed todos de él, esta es mi sangre”. Y después dice: “haced esto en memoria mía”.

     8.- El papa Urbano IV instituyó esta fiesta y él mismo pidió a Santo Tomás de Aquino que elaborara un oficio litúrgico, oraciones e himnos para cantarse en esta solemnidad del Corpus Christi. Santo Tomás elaboró cinco famosos himnos que hasta el día de hoy se siguen cantando. Algunos de ellos fueron:  Adoro te devote, Tantum Ergo, Pangue Lingua…

     9.- ¿De qué manera se celebra el Corpus Christi?. En cada sitio se celebra de una forma, en España se hacen altares, el sacerdote va con el Santísimo haciendo estaciones en estos altares y bendiciendo a las personas.

     10.- En el principio, esta solemnidad del Corpus Christi se llamaba Corpus Domine; cuando se oficializó de manera universal se cambió el nombre por el actual.

     11.- El Concilio de Trento declara “que muy piadosa y religiosamente fue introducida en la Iglesia de Dios la costumbre de todos los años determinando día festivo se celebre este excelso y venerable sacramento con singular veneración y solemnidad y reverente y honoríficamente sea llevado en procesión por las calles y lugares públicos, en estos los cristianos atestiguan su gratitud y recuerdo por tan inefable y verdaderamente divino beneficio, por el que se hace nuevamente presente de la victoria y triunfo de la muerte y resurrección de nuestro señor Jesucristo”.

     Después de este breve recorrido por el origen y significado de esta fiesta, nos preguntamos qué significa la festividad del Corpus Christi para los cristianos en nuestra sociedad actual, para ello me voy a servir de un símil futbolístico, ahora que estamos en las finales de todos los campeonatos deportivos, liga, Champions, Europa Laegue, Cuando un equipo gana una copa, tanto sus deportistas como sus seguidores salen a la calle a celebrar su victoria y enarbolan orgullosos sus banderas y el trofeo conseguido, todos los seguidores se sienten hermanados y satisfechos de la proeza que ha realizado su equipo y esos seguidores les aclaman; salvando las distancias, la fiesta del Corpus Christi representa ese triunfo de Cristo sobre la muerte, recordamos que Jesús ha vencido a la muerte y se ha quedado con nosotros en la eucaristía, por eso los cristianos salimos también a la calle para celebrar esa victoria porque nos sentimos orgullosos de ser sus seguidores, por eso le aclamamos por esa victoria obtenida sobre la muerte y levantamos nuestra “copa” (custodia donde va su Cuerpo), signo de su victoria y orgullo de sentirnos cristianos y seguidores de este Jesús. 

     ¿Qué refleja esa victoria a través del texto de San Lucas? En ese texto se encuentran esbozadas las tareas pastorales de la comunidad creyente y el sentimiento fundamental de la fiesta del Corpus Christi: predicación, servicio a los necesitados y celebración eucarística. Y todo ello sustentado por la oración que aparecerá como fuente de las demás tareas comunitarias. En el fondo, el relato de Lucas enlaza con la misión que han llevado a cabo los Doce, misión que nos toca continuar ahora a nosotros y que no es otra que hacer lo que hizo Jesús, partir, repartir y compartir porque, aunque los bienes sean poco, sabiendo que si hacemos lo que El hizo, esos bienes van a llegar para todos y además van a sobrar.