Jue
6
Feb
2020
Los fue enviando de dos en dos

Primera lectura

Lectura del primer libro de los Reyes 2, 1-4. 10-12

Se acercaban los días de la muerte de David y este aconsejó a su hijo Salomón:
«Yo emprendo el camino de todos. Ten valor y sé hombre. Guarda lo que el Señor tu Dios manda guardar siguiendo sus caminos, observando sus preceptos, órdenes, instrucciones y sentencias, como está escrito en la ley de Moisés, para que tengas éxito en todo lo que hagas y adondequiera que vayas. El Señor cumplirá así la promesa que hizo diciendo:
“Si tus hijos vigilan sus pasos, caminando fielmente ante mí, con todo su corazón y toda su alma, no te faltará uno de los tuyos sobre el trono de Israel”».
David se durmió con sus padres y lo sepultaron en la Ciudad de David.
Cuarenta años reinó David sobre Israel; siete en Hebrón y treinta y tres en Jerusalén.
Salomón se sentó en el trono de David su padre y el reino quedó establecido sólidamente en su mano.

Salmo

1 Crón 29, 10-12 R/. Tú eres Señor del universo

Bendito eres, Señor,
Dios de nuestro padre Israel,
por los siglos de los siglos. R/.

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,
la gloria, el esplendor, la majestad,
porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra. R/.

Tú eres rey y soberano de todo.
De ti viene la riqueza y la gloria. R/.

Tú eres Señor del universo,
en tu mano está el poder y la fuerza,
tú engrandeces y confortas a todos.. R/.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Marcos 6, 7-13

En aquel tiempo, Jesús llamó a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan, ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto. y decía:
«Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, en testimonio contra ellos».
Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.

Reflexión del Evangelio de hoy

“Sé fiel al Señor tu Dios y camina por sus sendas”

La muerte forma parte natural de la vida aunque a veces nos cuesta abordarla y hablar de ella. Pensamos en la de las demás personas, ¿pero acaso meditamos en la nuestra? Hoy, en esta primera lectura del día, el Rey David se enfrenta a la suya, ya próxima. Dirigiéndose a su hijo, Salomón, se prepara para acogerla como “el viaje que todos emprendemos.”Bella metáfora, muy sugerente, que nos puede ayudar a tomar conciencia de esa realidad colectiva que a todos nos afecta, más pronto o más tarde, y que es necesario que esté integrada en el paisaje total que dibujamos de nuestra historia, aunque nos empeñemos en aparcarla o ignorarla.

 Al mismo tiempo, David se despide entregando a su hijo el poso de sabiduría aprendida e interiorizada tras una larga vida de luces y sombras, de amor y de pecado; en ella ha experimentado con fuerza, al igual que Pablo de Tarso, que “sobreabunda la gracia allí donde abundó el pecado”. Por eso, lo que quiere dejar a Salomón, no son sus logros, ni conquistas sino el tesoro de la fe en la misericordia infinita de Dios. Le ofrece el horizonte de una vida que Dios mismo hace fecunda si es fiel al Señor y camina por sus sendas.

Demos gracias a Dios por tantas personas que a lo largo del tiempo nos han transmitido, a través de su manera personal y concreta de encarnar los valores del Evangelio, un legado espiritual que ha sido y es alimento, aliento y orientación para nuestro camino.

“Los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos”

Nuestra vida creyente nace como respuesta a la llamada del Señor a seguirle. Al llamarnos, nos vincula a su misión, enviándonos a ella en su nombre. Es este aspecto, el que Evangelio de hoy desarrolla:

Jesús llama a “los doce”, aquellos a quienes Él mismo ha elegido, que han estado a su lado de forma más permanente y con quienes ha ido estrechando una relación de mayor intimidad.

Como grupo de doce constituyen también un signo profético del Reino y por tanto de la misión a la que Jesús va entregar su vida: si el mal en la historia de Israel ha conducido al pueblo a la destrucción y a la dispersión, la presencia misericordiosa de Dios, encarnada en Jesús de Nazareth, en sus palabras y gestos liberadores y sanadores, cambia el rumbo de esa historia y abre un futuro de comunión universal entre las personas. Y por eso el envío sólo puede ser de dos en dos, desde un estilo de vida en fraternidad que de alguna manera anticipa ese futuro.

El fin de la misión es la vida; por ello se trata de expulsar de ella aquello que la deshumaniza, y la desfigura; también de curar y de sanar lo que la amenaza, a veces de muerte. Y es para esta misión liberadora y sanadora, y sólo para ella, que Jesús da autoridad a sus discípulos.

Jesús asocia a esta misión un estilo de vida concreto:

Por un lado, las evocaciones del caminoel bastón ylas sandaliasnos recuerdan la imagen del peregrino y con ella una serie de actitudes importantes: vivir ligeros de equipaje, ágiles y prontos para ponernos en marcha, disposición para cambiar de lugar (a veces no es tanto cambio físico como mental), capacidad de desinstalación etc. Por otro lado, pide a sus enviados no llevar pan, alforja, ni dinero;es decir, abandonar seguridades externas para fundamentar la vida y la misión no en las propias fuerzas y recursos, sino en la confianza en el Padre.

Tomemos conciencia en este día de que el Señor sigue llamándonos y enviándonos a colaborar con Él en el proyecto de Amor del Padre para la humanidad. En todas las etapas de nuestra vida y en todas las circunstancias el Señor nos guarda una misión, una tarea. ¿Cuál es hoy la nuestra? ¿Acogemos el envío que Dios nos hace a ella viviéndola como el pequeño trozo de tierra, que no nos pertenece, pero que se nos invita a regar, cuidar con cariño, alegría y responsabilidad?

Pidamos al Señor en este día que nos conceda crecer en confianza en el Padre; para que podamos experimentar la libertad interior que nos permite ponernos en camino hacia allí donde Él nos envía.