dominicos.org utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de la experiencia del usuario durante la navegación. Si decide continuar, entendemos que presta su consentimiento para su utilización por parte del Sitio Web. Más información en Política de Cookies.         Entendido

Noticia

Los dominicos inauguran un observatorio para la atención de inmigrantes y víctimas de la trata de personas

3 de Marzo de 2017

  La Familia Dominicana presentó ayer en Madrid el Observatorio de Derechos Humanos Samba Martine.Un proyecto creado para tratar de escuchar, empoderar y acompañar fundamentalmente a dos colectivos: las mujeres víctimas de la trata y los migrantes. Nace como un gesto permanente del año Jubilar, los 800 años que la Orden de Predicadores cumplió en 2016.

  El Observatorio es una aportación más a la larga tradición de los dominicos en la defensa y promoción de los derechos humanos, como la Escuela de Salamanca, o ejemplos de figuras concretas como: Pedro de Córdoba, Antonio de Montesinos, Bartolomé de las Casas y Francisco de Vitoria.

  El proyecto es fruto de un proceso que responde a una escucha de la realidad de la gente de nuestras ciudades, de las personas que están en las fronteras. Se va a trabajar en tres líneas concretas: reflexión, promoción e intervención.

  En el acto de presentación intervinieron el prior de la provincia de Hispania, fray Jesús Díaz Sariego, y los promotores del observatorio: fray Xabier Gómez y la hermana dominica Maite Zabalza.

¿cómo no vamos a dar una respuesta de empatía y recoger este deseo de justicia de toda esta gente?

  Fray Xabier destacó la importancia de colaborar con las personas a las que les son arrebatadas sus derechos: “¿Cómo no vamos a dar una respuesta a tantas mujeres que buscan liberarse de la trata y acompañar esos procesos de liberación y de empoderamiento?, ¿o cómo no vamos a dar una respuesta también a los vendedores ambulantes o a aquellos que están detenidos en los CIES?, ¿o a aquellos que tienen miedo de salir a la calle porque hay órdenes de expulsión, porque se vulneran las leyes que los mismos estados tienen, que los mismos políticos son capaces de incumplir?, ¿cómo no vamos a escuchar también a los que ven sus derechos vulnerados en el servicio doméstico, en la hostelería o en el campo?, ¿cómo no vamos a dar una respuesta de empatía y recoger este deseo de justicia de toda esta gente?”.

  El observatorio no solo pretende acompañar procesos y recoger datos, sino, junto a otros colectivos, reflexionar y poder presentar alternativas positivas. Pretende también ofrecer un espacio refugio para los que lo necesitan, una casa abierta a todos sin importar de donde vengan.

  Fray Jesús Díaz Sariego señaló que se trata de un proyecto que se va a realizar en misión compartida entre laicos, frailes y hermanas de familia dominicana, junto a otros colectivos. “La respuesta que podamos dar en dominicano a esa realidad humana, cuando es reiteradamente vulnerable, hemos de hacerlo en común, en familia. Por eso el Observatorio de Derechos Humanos quiere nacer como una experiencia común. Un lugar donde en común se reflexiona y en común se actúa”.

  El Observatorio nace como una red. Actualmente tiene dos focos principales (Madrid y Valencia) y uno en proceso (Barcelona).

  El provincial destacó que toda la participación de dominicos y dominicas por transformar realidades del mundo se le presenta a la Orden como un elemento constitutivo de la predicación evangélica: “No se trata tanto de predicar los derechos humanos, sino de predicar el Evangelio a través de los derechos humanos”. Díaz Sariego quiso señalar también que “el Observatorio va a tratar problemas de personas concretas, pero conscientes de que son problemas universales. Debe abrirnos horizontes de esperanza. El bien ha de ser global, ha de ser común. Este patrimonio debe ser protegido y promovido”.

Una historia de la lucha por los derechos humanos

  Maite Zabalza explicó que el nombre del Observatorio es un homenaje a Samba Martine, una mujer congoleña. Samba llegó a España tras un duro trayecto con la intención de solicitar asilo. En Madrid fue retenida en el CIE de Aluche, donde murió después de 40 días enferma, por negligencia médica. Su caso es una historia de la lucha por los derechos humanos.

  Tras la presentación tuvo lugar una mesa redonda en la que participaron Cheickh, Alejandra Antúnez y Lara Anthony. En ella se hicieron visibles muchos de los problemas que sufren los inmigrantes al llegar a España, la barbarie que sufren las personas perjudicadas por la trata y algunos de los proyectos concretos que se realizan desde el Observatorio para trabajar por la defensa de la dignidad de las personas.