Noticia

Aniversario de las dominicas en Tailandia

3 de noviembre de 2018

San Juan Pablo II, hizo una llamada urgente a toda la Iglesia para evangelizar el continente asiático en el tercer milenio. Muchas Congregaciones respondieron generosamente y se hicieron presentes en Asia. La Congregación de Santo Domingo también respondió a esta llamada, aprobando una fundación en Asia en el Capítulo General de Fanjeaux 2005, y reafirmando esta aprobación en el siguiente Capítulo General de Leyes, celebrado en la Casa Madre en 2007.

Sor Imelda Fernández, entonces priora general, y sor María Teresa Gómez, viajaron a Tailandia para visitar al Obispo de la diócesis de Udon Thani, George Yot Pimpisan. La acogida fue muy cordial y el Obispo ofreció una casa de la diócesis para comenzar la misión.

El 7 de octubre de 2008, festividad del Rosario llegaron las tres primeras hermanas: Neyda Ortiz, Patricia Gómez, y María Teresa Gómez. Estuvieron un año en Bangkok, estudiando el tailandés. Durante el primer año además de estudiar la lengua, visitaron varias veces la diócesis de Udon Thani,     estuvieron     en     parroquias  rurales conociendo la realidad de esta región, descubriendo que muchas niñas caían en las redes de la prostitución por falta de recursos económicos de las familias. “Por eso, como relata la hermana María Teresa, desde la oración y el discernimiento decidimos finalmente que acogeríamos en la casa a niñas pobres, de zona rural, que no tienen oportunidades de estudiar y desean un futuro mejor”.

En marzo de 2010, se abrió la Casa Hogar Ntra. Sra. del Rosario para acoger a 8 niñas y adolescentes de familias pobres, con deseos de estudiar y lograr un futuro mejor.

En la actualidad la comunidad está formada por tres hermanas: Oliva Vico, Neyda Ortiz y María Teresa Gómez, y en la Casa Hogar están acogidas 22 niñas y desde allí se sigue ayudando a 6 jóvenes que salieron ya de la Casa: tres estudian en la Universidad y otras tres finalizan el Bachillerato Superior.

La Casa Hogar Ntra. Sra. Del Rosario, es un Centro con un proyecto bien definido de promoción de la mujer y ayuda a la infancia en riesgo. Desde allí las dominicas invitan “a las hermanas y a las profesoras que deseen pasar un tiempo con nosotras ayudando a la promoción de estas niñas, con cursos de Biblia, labores, baile, guitarra, teatro, inglés, etc. Os esperamos con el corazón lleno de cariño”.