El Reino de Dios ya está entre vosotros

Primera lectura

Lectura del libro de la Sabiduría 7, 22 – 8,1.

La sabiduría es un espíritu inteligente, santo, único, múltiple, sutil, móvil, penetrante, inmaculado, lúcido, invulnerable, bondadoso, agudo, incoercible, benéfico, amigo del hombre, firme, seguro, sereno, todopoderoso, todo vigilante, que penetra todos los espíritus inteligentes, puros, sutilísimos. La sabiduría es más móvil que cualquier movimiento, y, en virtud de su pureza, lo atraviesa y lo penetra todo; porque es efluvio del poder divino, emanación purísima de la gloria del Omnipotente; por eso, nada inmundo se le pega. Es reflejo de la luz eterna, espejo nítido de la actividad de Dios e imagen de su bondad. Siendo una sola, todo lo puede; sin cambiar en nada, renueva el universo, y, entrando en las almas buenas de cada generación, va haciendo amigos de Dios y profetas; pues Dios ama sólo a quien convive con la sabiduría. Es más bella que el sol y que todas las constelaciones; comparada a la luz del día, sale ganando, pues a éste le releva la noche, mientras que a la sabiduría no le puede el mal. Alcanza con vigor de extremo a extremo y gobierna el universo con acierto.

Salmo

Sal 118,89.90.91.130.135.175 R/. Tu palabra, Señor, es eterna

Tu fidelidad de generación en generación,
igual que fundaste la tierra y permanece. R/.

Por tu mandamiento subsisten hasta hoy,
porque todo está a tu servicio. R/.

La explicación de tus palabras ilumina,
da inteligencia a los ignorantes. R/.

Haz brillar tu rostro sobre tu siervo,
enséñame tus leyes. R/.

Que mi alma viva para alabarte,
que tus mandamientos me auxilien. R/.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Lucas 17, 20-25

En aquel tiempo, a unos fariseos que le preguntaban cuándo iba a llegar el reino de Dios.
Jesús les contestó: «El reino de Dios no vendrá espectacularmente, ni anunciarán que está aquí o está allí; porque mirad, el reino de Dios está dentro de vosotros.»
Dijo a sus discípulos: «Llegará un tiempo en que desearéis vivir un día con el Hijo del hombre, y no podréis. Si os dicen que está aquí o está allí no os vayáis detrás. Como el fulgor del relámpago brilla de un horizonte a otro, así será el Hijo del hombre en su día. Pero antes tiene que padecer mucho y ser reprobado por esta generación.»

Reflexión del Evangelio de hoy

Es un reflejo de la Luz eterna

El elogio de la Sabiduría es propiamente un reconocimiento a la Luz Divina que guía y orienta el sentido de la Vida. El texto, quizá basado en la filosofía griega, va mucho más allá de la capacidad racional para discernir, tan cara a la humanidad, necesitada de un saber que colme las esperanzas más íntimas.

Ciertamente la Sabiduría no es Dios, pero sí es un don con el que nos crea para que, a su vez, también nosotros nos constituyamos en creadores. En ella habita el Espíritu y es Él quien la define y otorga toda su grandeza.

Ser sabios, como Salomón, implica humildad, reconocer a Dios como nuestro gran valedor y, con su ayuda, multiplicar nuestros talentos y hacer resplandecer el Reino entre los hombres.

¿Cuándo llegará el Reino de Dios?

En clara relación con el texto de la primera lectura, el Evangelio de San Lucas nos muestra a Jesús como el Señor por antonomasia de la verdadera Sabiduría, el Señor del Espíritu. A la pregunta de los fariseos sobre la venida del Reino, cuestión que también nosotros tantas veces nos hemos formulado, las respuesta es categórica: no viene, ya está aquí, entre vosotros. Es la Evidencia de un Dios que se hace presente entre los hombres como uno de nosotros y aún más, como el más humilde, el que además soportará hasta el extremo la crueldad de nuestros semejantes hasta morir en la cruz. Y es precisamente la Cruz, la cátedra donde se “evidencia” la Sabiduría divina, esa que despreciamos porque parece contraria a la razón, a una imagen equivocada de Dios que sostenían los fariseos y también nosotros.

Jesús hace presente el Reino. Con Él se inaugura, pero somos nosotros los que tenemos que construirlo con Su Gracia, recibida en el Pentecostés de nuestro bautismo y confirmación.

Pidamos con la misma confianza que, sin merecerlo, nos ha regalado, la Luz de la verdadera Sabiduría que es el Amor, que con ella hagamos “evidente” que el Reino está realmente entre nosotros.

¿Soy consciente del don de sabiduría recibido o pienso que es obra exclusiva de mi estudio y mis capacidades?

¿Me creo que el Reino de Dios está en mí o sigo esperándolo?

¿Le pido al Señor el don de la Sabiduría para discernir cada día los signos de los tiempos?