Recursos


San Martín de Pores: El buen religioso

16 de octubre de 2020
San Martín de Pores: El buen religioso

Podemos considerar a san Martín de Porres como el prototipo de buen religioso que, aunque lo demos por supuesto, es la base fundamental para que las personas consagradas vivan el Evangelio y den un buen testimonio.

¿Queda algo por decir sobre san Martín de Porres? Nuestra respuesta a esa pregunta es que sí: aún queda al menos un aspecto de este santo por estudiar. Nos referimos al papel que desempeñó y sigue desempeñando en la historia de la espiritualidad de la Orden de Predicadores.

San Martín vivió en el apogeo de la reforma de la Provincia de San JuanBautista y, más aún, fue un referente muy importante en dicha reforma, la cual buscaba recuperar la genuina observancia regular dominicana. En ese contexto, san Martín fue para sus hermanos el referente del buen religioso. Y, lo más importante, lo sigue siendo para nosotros.

A diferencia de la gran mayoría de santos dominicos, alcanzó la santidad sin destacar como predicador, teólogo, misionero, mártir o artista. Destaco como religioso afrontando la desventaja de ser pobre, mulato y bastardo. Algo solo externo porque en su interior era una persona inteligente, trabajadora y muy caritativa.

Vamos a mostrar a san Martín de Porres como el prototipo de algo que, siendo muy importante, a veces lo pasamos por alto, pues lo damos por supuesto. Pero no lo es, pues ser un buen religioso es la base fundamental para que las personas consagradas vivan el Evangelio y den un buen testimonio de él.

Descargar libro