Sun
24
Jun
2012

Homilía Natividad de San Juan Bautista

Año litúrgico 2011 - 2012 - (Ciclo B)

Yo pongo mis palabras en tu boca

Introducción

La fiesta de San Juan Bautista en el solsticio de verano, pues “Él debe crecer y yo debo disminuir” (Jn 3, 30), es una buena ocasión para valorar la palabra de Dios. Vivimos en un mundo lleno de palabras, que pueden ayudarnos a vivir en libertad o en esclavitud. La información nos inunda y con frecuencia no sabemos distinguir entre lo desechable y lo que permanece.

La inteligencia del hombre ha sido hecha para la verdad y la voluntad del hombre para la bondad, pero entre tanta mentira y tanto agravio, no es fácil conocer la verdad y la bondad, por eso muchas veces nos equivocamos y pecamos. Con todo, sigue siendo necesario discernir lo esencial, para saber de dónde venimos y a dónde vamos y qué caminos debemos recorrer para que todo acabe bien.

El nacimiento de San Juan Bautista, este año Domingo, nos invita a descansar en la verdad de la palabra de Dios, contemplando al único que nos salva. Pero para que la palabra de Dios produzca frutos de vida eterna, no efímeros de un momento, es preciso aceptarla y ponerla en práctica.