Los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen por obra

Primera lectura

Primera lectura: Esdras 6, 7-8.12b.14-20

En aquellos días, el rey Darío escribió a los gobernantes de Transeufratina: "Permitid al gobernador y al senado de Judá que trabajen reconstruyendo el templo de Dios en su antiguo sitio. En cuanto al senado de Judá y a la construcción del templo de Dios, os ordeno que se paguen a esos hombres todos los gastos puntualmente y sin interrupción, utilizando los fondos reales de los impuestos de Transeufratina. La orden es mía, y quiero que se cumpla a la letra. Darío."
De este modo, el senado de Judá adelantó mucho la construcción, cumpliendo las instrucciones de los profetas Ageo y Zacarías (…), hasta que por fin la terminaron, conforme a lo mandado por el Dios de Israel y por Ciro, Darío y Artajerjes, reyes de Persia. El templo se terminó (…). Los israelitas, sacerdotes, levitas y resto de los deportados, celebraron con júbilo la dedicación del templo, ofreciendo con este motivo cien toros, doscientos carneros, cuatrocientos corderos y doce machos cabríos, uno por tribu, como sacrificio expiatorio por todo Israel. El culto del templo de Jerusalén se lo encomendaron a los sacerdotes, por grupos, y a los levitas, por clases, como manda la ley de Moisés. Los deportados celebraron la Pascua el día catorce del mes primero; como los levitas se habían purificado, junto con los sacerdotes, estaban puros e inmolaron la víctima pascual para todos los deportados, para los sacerdotes, sus hermanos, y para ellos mismos.

Salmo

Sal 121,1-2.3-4a.4b-5 R/. Vamos alegres a la casa del Señor

¡Qué alegría cuando me dijeron:
«Vamos a la casa del Señor»!
Ya están pisando nuestros pies
tus umbrales, Jerusalén. R/.

Jerusalén está fundada
como ciudad bien compacta.
Allá suben las tribus,
las tribus del Señor. R/.

Según la costumbre de Israel,
a celebrar el nombre del Señor;
en ella están los tribunales de justicia,
en el palacio de David. R/.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Lucas 8, 19-21

En aquel tiempo, vinieron a ver a Jesús su madre y sus hermanos, pero con el gentío no lograban llegar hasta él. Entoces lo avisaron: "Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte." Él les contestó: "Mi madre y mis hermanos son estos: los que escuchan la palabra de Dios y la ponen por obra."

Reflexión del Evangelio de hoy

Los israelitas celebraron con júbilo la construcción y la dedicación del Templo

Estamos en el retorno del pueblo judío del destierro. En la primera lectura de ayer veíamos el decreto de Ciro, rey de Persia, que por encargo del mismo Yahvé manda “edificarle un templo en Jerusalén de Judá”. Vemos ahora a Darío, también rey de Persia, cómo autoriza a los judíos continuar las obras de la construcción del Templo. Incluso pide a los gobernadores de la satrapía transeufratina que les ayuden a costear esta obra hasta con los fondos reales.

El texto menciona suavemente a los profetas Ageo y Zacarías que contribuyeron eficazmente a la construcción del Templo postexílico. El cual se terminó el día veintitrés, del mes de Adar, el año sexto del reinado de Darío, es decir el primero de abril del 515 a J.C. Y se celebró entonces con gran júbilo la dedicación de este Templo con abundantes ofrendas y sacrificios de animales, según la tradición religiosa judía.

Lo destacable de la lectura es la reconstrucción del Templo, lugar tan importante para los judíos, el pueblo de Dios. Lugar para mantener las relaciones debidas con Yahvé, el que les había elegido como pueblo suyo, el que nunca dejó de cumplir su promesa de ser su Dios, de no abandonarles nunca, ni en tiempo del exilio.

Con la llegada de Jesús, el Templo cristiano material, deja de tener tanta importancia como para el pueblo judío. El diálogo de Jesús con la Samaritana es clarificador: “Llega la hora, y ya estamos en ella, en que los adoradores verdaderos adorarán al Padre en espíritu y verdad”.

Los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen por obra

¿Quién es la familia de Jesús? ¿Quiénes son sus cercanos, los que le pertenecen, sus íntimos, su madre y sus hermanos? Jesús rompe con el esquema tradicional. No son, en principio, los de su familia de sangre, sino “los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen por obra”. Antes de seguir, la afirmación de Jesús no va en contra de María, su Madre. En el fondo, es un gran piropo hacia ella, porque nadie mejor que María escuchó a Dios, la palabra que Dios le dirigió y la cumplió: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra”.

Pero aterricemos en nosotros y en nuestra relación con Jesús. Para decir que somos de los cercanos, de la familia de Jesús, no podemos aducir que somos bautizados, que somos religiosos, que somos sacerdotes, que somos obispos, que somos el Papa. Estos títulos en sí no valen nada si no podemos afirmar que somos los que escuchamos atentamente a Dios, lo que él nos dice a través de su Palabra y que la ponemos en obra, la hacemos vida de nuestra vida. Que cada uno de nosotros podamos decir de corazón: “me adelanto a la aurora pidiendo auxilio, esperando tus palabras”, porque Jesús nos ha descubierto que Dios es el que nos señala el camino de la felicidad, de la vida abundante, del sentido, de la esperanza.