Noticia

El P. Bruno Cadoré OP a los jesuitas: La audacia de lo improbable en la fidelidad a la obra del Espíritu

3 de octubre de 2016

El domingo 2 de octubre los 215 miembros de la #CG36 han celebrado la Eucaristía en la Iglesia del Gesù, comenzando con ello oficialmente los trabajos de la asamblea. La misa ha sido presidida por el padre Bruno Cadoré, Maestro de la Orden de Predicadores. Según una tradición consolidada desde hace muchos años, se invitaría al superior de los Dominicos para celebrar el funeral del General de los Jesuitas. En este caso, ha sido invitado a presidir la celebración de apertura de la Congregación que recibirá la renuncia de Nicolás. Esta será la primera tarea de la Congregación antes de proceder a la discusión del estado de la Compañía y de la elección del nuevo General.

Durante la eucaristía de apertura de la Congregación general, el Maestro de la Orden de los Predicadores pronunció una homilía inspirada en los textos bíblicos ofrecidos por la liturgia del día, 27º domingo del tiempo ordinario: versos del profeta Habacuc, de la carta de san Pablo a Timoteo y del capitulo 17 del evangelio de san Lucas.

El padre Cadoré llamo la atención en primer lugar sobre la petición que hacen los apóstoles a Jesús: “¡Señor, aumenta en nosotros la fe!” Esa es la actitud que conviene al principio de la Congregación General. El predicador explica por qué: “La fe es necesaria, más aún, porque es necesario comprender que, aunque intentemos lo increíble, debemos arriesgarnos a decir: ‘¡somos simples servidores: sólo hemos cumplido con nuestro deber!’ Una asamblea como la vuestra (…) se desarrollará sin duda entre el deber de llamar continuamente a la Compañía a intentar la audacia de lo «improbable», y la voluntad evangélica de hacerlo con la humildad de aquellos que saben que, en este servicio donde el ser humano pone toda su energía, “todo depende de Dios”.

Esa audacia de intentar el imposible era la de Ignacio cuando fundó la Compañía de Jesús. ¿Es esta audacia todavía posible en los tiempos de crisis que vivimos, donde se revelan toda clase de violencias? Si, es posible, dice el dominico a los jesuitas, si es “la audacia de hacer oír por medio de vuestro compromiso, vuestras palabras, vuestras solidaridades, la voz siempre inesperada de Aquel que espera el mundo, que vence la muerte y establece la vida; Aquel a quien vosotros buscáis dar la mayor gloria.” Esta fe es únicamente posible si se apoya sobre el consejo de san Pablo a su amigo Timoteo: “Encontrar la fuerza y la creatividad de la fidelidad en el soplo que nos llega del Espíritu y que nos conduce al encuentro y a la escucha del otro, que abre en el corazón del hombre el manantial de la compasión, que consolida la alianza indefectible con aquellos que nos han sido confiados.”

Finalmente, insiste el padre Cadoré, si la fe que los apóstoles necesitan debe ser la fe de la audacia, debe ser al mismo tiempo la fe del servidor humilde, la fe de una vida verdaderamente entregada por los demás. “¿De qué es exactamente servidor? De una mesa, mesa de pecadores, mesa de acogida de todos donde está invitados ciegos y cojos, fariseos y publicanos, adúlteros y hombres de bien. Ignacio, vuestro fundador, hacía esta oración: «Señor Jesús, enséñanos a ser generosos, a amaros como Vos lo merecéis, a dar sin contar, a combatir sin preocuparme de las heridas, a trabajar sin buscar el descanso, a gastarme sin esperar otra recompensa que el saber que hacemos vuestra Santa Voluntad» ¿No es esta una invitación, hoy todavía, a ponernos al servicio de esa mesa?”.

Leer la homilía completa: 36 Congregación general de la Compañía de Jesús