Recursos


“Caminemos con alegría y pensemos en nuestro Salvador.” Pinceladas sobre la itinerancia dominicana

1 de Mayo de 2017

“Caminemos con alegría y pensemos en nuestro Salvador.” Pinceladas sobre la itinerancia dominicana

Carta del Maestro de la Orden sobre la itinerancia, en la memoria de la traslación de Santo Domingo de Guzmán.

Les escribo con temor y temblor. Ante todo, para animarme, una confidencia. En los últimos tiempos, he leído y meditado los diversos mensajes que los últimos cuatro Maestros de la Orden escribieran a la Orden. Me refiero a estos cuatro, por citar solamente los que la Providencia ha puesto al servicio de la Familia Dominicana desde los tiempos del Concilio Vaticano II hasta el 2001. No puedo sino exclamar: ¡Cuánta riqueza! ¡Qué profunda es la palabra que ellos nos han predicado con tanta generosidad y entrega! Ante esta realidad – esta es la confidencia fraterna- ¡Qué difícil escribir una carta a la Orden! Me explico… ¡pareciera que todo ya estuviera dicho! ¿Qué podría decir de nuevo a mis hermanos y hermanas en Santo Domingo? Al mismo tiempo constato con pena que en muchas comunidades, me refiero más específicamente a las de los frailes, apenas si se conocen las Actas de los últimos Capítulos Generales ¡siendo esos textos verdaderos programas de vida dominicana para nuestro tiempo! Por último, como sucede a tantos otros, no solamente en la Orden, me asalta la sensación de estar frente a cierta “inflación” de documentos, textos, mensajes, cartas, acerca de los temas más variados (pero imposibles de leer con provecho ante la llegada de uno nuevo).

Descargar texto