No estudiamos para tener algo que hacer, sino porque la Palabra transforma nuestro entendiemiento de Dios
Cap. Bogotá n. 99
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!