dominicos.org utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de la experiencia del usuario durante la navegación. Si decide continuar, entendemos que presta su consentimiento para su utilización por parte del Sitio Web. Más información en Política de Cookies.

Entendido

El sistema espiritual

“Estos textos brotaron en horas en que yo deseaba desaparecer, en momentos intensos en que desaparecía. Sólo cuando se desaparece hay encuentro verdadero. Y uno se vuelve nadie. Sin saber de dónde viene; sin saber hacia dónde va. Siendo nadie, sólo nada. Tan sólo yendo al ahora. El silencio era entonces lo original, lo primitivo, lo artesanal. Él se convertía y me convertía en lo peatonal, en la calle, en la vida del ahora.

Y el silencio dejaba que el adentro fluyera, saliera fuera. Lo que me estorbaba era el ego, el impulso, la tendencia a la superficialidad, a esa periferia que nos vuelve opacos y ensombrece en lugar de dejar pasar la luz. El ego oscurece el mundo. El silencio es luz del mundo, clarividencia del cosmos” (Cosecha, 17).

“Cada día me vuelvo más y más consciente de que soy un extraño en tierra extranjera, a todo, salvo al silencio, salvo a la luz, salvo al viento, salvo a las estrellas, salvo a la luna, salvo a los seres. Más y más extraño a las palabras. El diccionario, el vocabulario del silencio es el río, la montaña, el valle, el mar, el bosque. Extraño a todo lo que contamina la mirada de esta existencia frágil” (Posada, 9-10).