Por la profesión que nos incorpora a la Orden nos consagramos totalmente a Dios y nos entregamos de una manera nueva a la Iglesia
Constituciones Primitivas
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!