Nuestro servicio evangélico entre los jóvenes de hoy debería situarse en la línea de nuestros predecesores en la Orden
Cap. Ávila 1986
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!