Los dominicos seremos eficaces en nuestro ministerio cuando la palabra muerta y sepultada en los libros reviva en nuestros labios y en nuestra propia vida
Henri Lacordaire
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!