Lo que conmueve es que el apóstol de la Verdad no solamente sufre por el pecado, sino además por toda pobreza y aflicción
Fr. Vincent de Couesnongle
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!