La apertura a la Familia Dominicana, especialmente al laicado, nos ayuda a seguir dando pasos efectivos en la misión común compartida
Cap. Bogotá n. 172
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!