El Rosario saluda incansablemente a la llena de gracia como si fuese una "prolongada Ave María"
Theillard de Chardin
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!