El estudio ha de ser parte intrínseca de nuestra vida como predicadores del Evangelio
Cap. Bogotá n. 99
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!