Santo Domingo no dejó escritos pero toda su vida, la esperanza que el prometió, todo va pronunciando esa Palabra de gracia capaz de tocar los corazones
Fr. G. Bedouelle
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!