Nunca oyó una palabra mala, hiriente, ociosa de los labios del Hermano Domingo
Testigos de canonización
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!