Domingo nos enseña a no separar el pecado del sufrimiento, también físico.
Fr. Vincent de Couesnongle
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!