Somos enviados para amar al mundo siguiendo a Cristo.
Cap. Bogotá n. 48
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!