Vendió los libros que tenía… y donó lo suyo a los pobres
Testigos de canonización
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!