Hay dos modos de guardar la palabra de Dios: reteniendo en la memoria cuanto hemos oído o haciendo patente con las obras cuanto hemos escuchado
Fr. Jordán de Sajonia
Índice de la sección
Espiritualidad Dominicana

El Rosario
Presentación
Voces Marianas
La Oración
Historia del rosario
Patrimonio artístico
Curiosidades
Congreso del rosario
Página internacional del Rosario

Oración

Escuela del Silencio

Meditaciones

Ejercicios espirituales

Ejercicios espirit. II

Bíblicos

Primer misterio

La Encarnación del Hijo de Dios

“El ángel, entrando en la presencia de María, le dijo: Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo…Concebirás en tu viente y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. María contestó: Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra” (cf.Lc 1,2 26-38).

Segundo Misterio

La Visitación de María a Isabel

“María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, y saludó a Isabel. Isabel dijo a voz en grito: ¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! Dichosa tú que has creído. María dijo: Proclama mi alma la grandeza del Señor” (cf Lc 1, 39-56).

Tercer Misterio

El Nacimiento de Jesús

“Mientras estaban en Belén, le llegó a María el tiempo del parto y dio a luz a su Hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada. Un ángel se apareció a unos pastores y les dijo: Hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor” (cf. Lc 2, 1-14).

Cuarto Misterio

La Presentación de Jesús en el Templo

“Los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén  para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor. Simeón lo tomó en brazos y dijo: “Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador” (cf. Lc 2, 22-40).

Quinto Misterio

El Niño Jesús perdido y hallado en el templo

“Cuando Jesús cumplió doce años, subieron sus padres con él a Jerusalén por las fiestas de Pascua. Cuando terminó, se volvieron; pero el niño Jesús se quedó en Jerusalén. A los tres días, lo encontraron en el templo, sentado en medio de los maestros”. (cf. Lc 2, 41-52).



¿Te ha gustado? ¡Compártelo!