La celebración coral y comunitaria se debe considerar y realizar siempre como "verdadera y solemne celebración"
ACG 1971, n 128
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!